Artículo publicado por el Dr. Christian Méndez Verastegui

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los accidentes se definen como “un suceso no premeditado cuyo resultado es un daño corporal identificable”. Tomando en cuenta, que la mayoría de las personas pasan gran cantidad de horas en sus hogares, estos se convierten en un posible foco de accidentes, siendo así una importante causa de morbimortalidad para la población.

En Venezuela no tenemos estadísticas recientes, que nos permitan evaluar el impacto que tienen dichos accidentes en la salud de la población. Sin embargo, todos los miembros de la familia tienen la misma posibilidad de sufrir un accidente, siendo el grupo de mayor riesgo los niños y los adultos mayores.

Los tipos de accidentes en el hogar son múltiples, en esta oportunidad solo desarrollaremos una de las más frecuentes y que puede necesitar evaluación por traumatología:

Las caídas y golpes:

Las caídas son definidas por la OMS como “acontecimientos involuntarios que hacen perder el equilibrio y dar con el cuerpo en tierra u otra superficie firme que lo detenga. Las lesiones relacionadas con las caídas pueden ser mortales, aunque la mayoría de ellas no lo son”.Las caídas son un importante problema mundial de salud pública.

Se calcula que anualmente se producen 646.000 caídas mortales, lo que convierte a las caídas en la segunda causa mundial de muerte por lesiones no intencionales, por detrás de los traumatismos causados por el tránsito. Más del 80% de las muertes relacionadas con caídas se registran en países de bajos y medianos ingresos.

La mayor morbilidad corresponde a los mayores de 65 años, a los jóvenes de 15 a 29 años y a los menores de 15 años, las mayores tasas de mortalidad por esta causa, corresponden en todas lasregiones del mundo, a los mayores de 60 años.Las lesiones relacionadas con las caídas, tienen un costo económico considerable. 

El costo medio para el sistema sanitario por cada lesión relacionada con caídas en mayores de 65 años es de US$ 3611 en Finlandia y US$ 1049 en Australia. Los datos procedentes del Canadá indican que la aplicación de estrategias preventivas eficaces y la consiguiente reducción de las caídas de los menores de 10 años en un 20% supondría un ahorro neto de más de US$ 120 millones al año.

Factores de riesgo:

1. Edad

La edad es uno de los principales factores de riesgo de las caídas. Los ancianos son quienes corren mayor riesgo de muerte o lesión grave por caídas, y el riesgo aumenta con la edad. Por ejemplo, en los Estados Unidos de América un 20 a 30% de las personas mayores que se caen sufren lesiones moderadas o graves, tales como hematomas, fracturas de cadera o traumatismos craneoencefálicos. Lamagnitud del riesgo puede deberse, al menos en parte, a los trastornos físicos, sensoriales y cognitivos relacionados con el envejecimiento, así como a la falta de adaptación del entorno a las necesidades de la población de edad avanzada.Otro grupo de riesgo es el formado por los niños, cuyas caídas se deben en gran parte a su estado de desarrollo, a la capacidad de no medir el riesgo y su nivel de independencia.

2. Sexo

Ambos sexos corren el riesgo de sufrir caídas en todos los grupos de edad y todas las regiones. Sin embargo, en algunos países se ha observado que los hombres tienen mayor probabilidad de sufrir caídas mortales, mientras que las mujeres sufren más caídas no mortales. Las ancianas y los niños pequeños son especialmente propensos a las caídas y a una mayor gravedad de las lesionesconsiguientes.Otros factores de riesgo son:

  • Factores socioeconómicos tales como pobreza, hacinamiento en el hogar, monoparentalidad, y corta edad de la madre; 
  • trastornos médicos subyacentes, tales como trastornos neurológicos, cardíacos u otras afecciones discapacitantes. 
  • Efectos colaterales de los medicamentos (efecto polifarmacia), inactividad física y pérdida de equilibrio, sobre todo en las personas mayores; 
  • Problemas cognitivos, visuales y de movilidad, especialmente entre quienes viven en instituciones tales como las residencias de ancianos o los centros de atención a pacientes crónicos. 
  • Falta de seguridad del entorno, especialmente en el caso de las personas con problemas de equilibrio o de visión.

La lesión más grave tras una caída en el paciente adulto mayor es la fractura de cadera. En la mayoría de los casos, “requieren un tratamiento quirúrgico” que permita una movilización precoz, evitando el encamamiento y las complicaciones médicas que de ahí se derivan.

Hay que tener en cuenta, además, que durante el primer año después de sufrir una fractura de cadera el porcentaje de mortalidad es de un 20%. Por ello, la cirugía debe efectuarse lo más pronto posible para que la rehabilitación comience de forma precoz y se eviten complicaciones añadidas. En los niños, las lesiones más graves pueden ser igualmente las fracturas: como las fracturas distales de radio (fracturas de muñeca) y fracturas supracondíleas de húmero (fracturas en el codo), el tratamiento dependerá de la evaluación del médico traumatólogo y de los resultados de los estudios radiológicos.

Prevención:

Las estrategias de prevención de las caídas deben ser integrales y que ayuden a reducir esos factores de riesgo “modificables”. Se debe enseñar a los familiares y profesionales sanitarios en identificar dichos factores de riesgo y los primeros auxilios que se deben brindar a quien sufra dicho accidente.Se deben establecer focos de atención en:

  •  Examen del entorno donde vive la persona para detectar riesgos; 
  • Intervenciones clínicas para identificar factores de riesgo, tales como: la modificación de la medicación, el tratamiento de la hipotensión, la administración de suplementos de calcio y vitamina D o el tratamiento de los trastornos visuales corregibles; 
  • Evaluación del domicilio y modificación del entorno en casos con factores de riesgo conocidos o antecedentes de caídas. Por ejemplo, el uso de alfombras y mascotas dentro del hogar. 
  • Fortalecimiento muscular y ejercicios de equilibrio. 
  • Programas grupales comunitarios que pueden incorporar componentes como la educación para prevenir las caídas. 

En los niños, las intervenciones eficaces incluyen programas comunitarios polifacéticos; modificaciones técnicas del mobiliario, de los equipos de las zonas de recreo y de otros productos; y leyes sobre la instalación de protecciones en las ventanas. Otras estrategias preventivas prometedoras son el uso de raíles o barreras de protección, los programas de visitas a domicilio, las campañas educativas públicas masivas y la formación de las personas y las comunidades en materia de atención médica pediátrica aguda en caso de caída.Al presenciar un accidente por caída dentro del hogar, debemos realizar lo siguiente:

  • Verificar el estado de consciencia de la persona lesionada, en caso de traumatismos en la cabeza. 
  • Interrogar a la victima de como se produjo el accidente, por ejemplo: caída por escaleras, golpes con objetos contusos, peleas, etc.
  • Evaluar la zona del cuerpo que presentó la lesión: identificar hematomas (chichones), heridas, deformidad en las extremidades, limitación para la movilidad o para caminar.
  • Improvisar algún dispositivo que permita inmovilizar la zona lesionada o solicitar la evaluación de equipos paramédicos (bomberos, protección civil, etc.) 
  • Colocar hielo local en el área lesionada, si no presenta heridas asociadas. 
  • Evitar la automedicación. 
  • Si el paciente no puede caminar o el dolor es de fuerte intensidad, solicitar la evaluación nuevamente de equipos paramédicos y trasladar hacia un centro hospitalario público o privado para la evaluación y conducta del médico especialista. 

La Atención Médica Domiciliaria, permite al paciente y/o familiares que sufren un accidente en el hogar, una evaluación médica preliminar que ayude a orientar la gravedad o no de una lesión en un momento dado y establecer el probable tratamiento que debe recibir, disminuyendo las horas de espera y los costos en un área de emergencia hospitalaria pública o privada.En una próxima oportunidad, desarrollaremos otros temas Traumatológicos, que sean del interés para la colectividad.

Si desean que se hable de algún tema en específico, se hará una convocatoria por Instagram, para darle respuesta a sus inquietudes.

Dr. Christian Méndez Verastegui. Especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología @drmendezVe